Crónicas

La Sorpresa de las Vegas

IMG_6574

Comenzamos a las 9 de la mañana un día con bastante frío, alrededor de -3º. Todos nos mirábamos con cara de misterio a ver si alguien conocía alguna pista de ande nos llevaría el gran Cigala…

– ¿Qué has desayunao? – preguntó Plumilla a Happy.

– Un café americano  y un croissant duro, de antes de ayer, sin mermelada ni na, más seco que un torrezno – respondío Happy.

– Buah chaval, con eso no subes ni la Marañosa – le contestó Plumilla.

Yo he desayunao un batido de 2 litros de proteínas con plátano machacao, el zumo de 1 kg de naranjas de Valencia, medio pavo asado del pueblo, café con yogur y 30 dátiles de Israel.

– Dejaros de tontás y empezar a dar pedales que se nos echa el día encima y luego… – ordenó el jefe de filas.


Pedro Alcántara y Ángel Padrón (Bikers Getafe) nos acompañaron hasta San Martín de la Vega junto con Chicote que tenían que regresar antes, además el sábado también nos acompañaron en la Furtiva (si es que no paran) 🙂

Tuvimos la sorpresa de contar también con Óscar ex presidente de nuestros queridos amigos los Cadaáveres Bike que por compromisos también se desvió antes por Frascuelo hasta Titulcia.

Así que nos quedamos 4, bueno 5: Plumilla, Happy, Cigala, Toni (cuando no se perdía) y un servidor.

Subimos La Nueva y llegamos a Titulcia en un periquete dirección Perales de Tajuña. Íbamos a buen ritmo, no hacía aire apenas así que la media subía y subía hasta que ¡Zas! La sorpresa del Cigala, el rampón de la muerte, el Mortirolo de las Vegas conocido por todos (menos nosotros) como “El Muro de Perales”. Unas rampas vertiginosas que llegaban casi al 30% provocaron que nos quedáramos secos en todos los sentidos. Hasta Toni se perdió de nuevo. Qué disgusto copón.

IMG_6577
Happy y Plumilla negociando el Muro de Perales

– ¿Ande está Toni? – Preguntó el Cigala.

– No sé… ¿tié teléfono? – dijo Happy.

– Creo que sí  – contestó Tupé.

– Pues ná, enebramos para Chinchón y  ya nos cogerá – pensamos todos los allí presentes 😉

Y así lo hicimos. Teníamos previsto (en serio…) parar y tomar un café en Chinchón, pero como íbamos tan bien de tiempo ninguno tuvo narices a comentarlo 🙂

Creo que no hemos ido tan deprisa en la vida… Tardamos alrededor de hora y poco en realizar los 50kms que nos separaban de Getafe.

Titulcia de nuevo, Ciempozuelos realizando los ya famosos relevos (cada vez más efectivos) y San Martín de la Vega para encarar ya la Marañosa de vuelta que ayudados por el Club Ciclista Getafe nos llevaron en volandas hasta nuestro querido Getafe 🙂

Gracias a todos por vuestra presencia y buen humor. Nos vemos el próximo sábado, o  domingo, o cuando queráis para disfrutar de nuestro deporte favorito.

Como siempre os dejamos el track y unos buenos recuerdos.

Un saludo a todos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *