Crónicas

La Tortilla de Mariano.

De izquierda a derecha: Toro loco, NENE, Rubén Hood, Paco, Mariano, Toñín, Eloy, Pablo, Celia, Chicote y Nube Gris.

Comenzábamos la jornada degustando una maravillosa tortilla que Mariano, el jefe de la zona, nos había preparao el día anterior con algo que parecían espárragos silvestres… Más tarde, y sin saber por qué, no éramos capaces de parar de reir ni de pedalear.

La Tortilla de Mariano

El Borbollón… Ay el Borbollón! Para que os hagáis una idea no llevavámos ni siquiera 10kms de la ruta y nuestro Garmin cerca de 800 metros de desnivel acumulados… Ahí es ná!

Los fuertes subiendo el Borbollón

Después bajamos a Casillas y comenzamos a rodar y disfrutar por el Valle de Iruelas hasta llegar a lo más duro del día: El Muro del Pozo de la Nieve.
Madre de Dios… Unas rampas de más del 20% que nos obligaban a dar lo mejor para no poner pie al suelo y caer tripa arriba.

Subida al Pozo de la Nieve

Pero lo mejor no queda ahí… No os perdáis la trialera… Bueno, más que una trialera es un peligroso paso para las cabras montesas de la zona.

NO es ciclable. Son algo más de 4kms y tardamos hora y media en realizarlo con la bici a cuestas en muchas ocasiones.

Menos mal que nos íbamos encontrando a gente que venía haciéndolo a pie (senderismo) y nos ofrecían vino y chorizo pal camino. Lo denominan el PR-AV-21 o GR 294.1. Mejor tomar otra alternativa. Nosotros NO lo aconsejamos.

Chicote escalando

Después de pasar el mal trago, llegamos al Puerto de Casillas y reanudamos la marcha a través de pistas forestales.
Antes de bordear la Presa de Piedralaves pasamos por la zona de Los Hornillos, otra buena subida siempre faldeando la Sierra de Gredos.

Chicote pincho en otra zona impresionante, Majacanchal, un espectacular bosque de robles, pinos y fresnos.

Los Soplaos reparando el pinchazo a Chicote (#Sub8h).

Así llegamos a la Presa de Casavieja, frecuentada por los lugareños por la gran calidad del agua de su fuente.

Fuente de la Presa de Casavieja

– ¿Queda mucho? – comentaba uno que no llevaba el track
Noooooo, ya no queda na – mentía otro.

Llegamos al pueblo de Piedralaves en el km. 80 de la ruta, eran las 16:00h y llevábamos 2400 metros en nuestras patejas.

– ¿Qué hacemos? ¿Seguimos o nos vamos por carretera hasta Sotillo? ¿Llevamos luces? ¿Nos comeran los osos? – comentaban entre ellos.
Al final todos estuvieron de acuerdo y reanudaron la marcha de nuevo. Solo quedaban dos rampejas…

El Cerrillón

¡Madreeeeee con las rampejas!
El Cerrillón o lo que es igual: La Presa de Piedralaves por camino forestal. Una subida de 3kms con una pendiente media del 10%.

Después de coronar y ya en la bajada…

– Oye que el track va por aquí, por el arroyo de los Hornillos – decía uno sorprendido.
– ¡No jodas! ¡Pero si parece el Guadalquivir! ¿Hay que cruzar por ahí?
– Eso marca el GPS.
– No no, vamos a buscar otra alternativa.

1/2 hora más tarde… y después de deliberar y dar 50000 vueltas por allí:

– Voy a bajar al río a ver – decía Nube gris.
– Venga, vamos – le respondía Nube blanca.
– Tenemos que atravesar el río sí o sí – comentara Toro loco.

Pa habernos matao… El caudal del río no llegaba ni a cubrir las cubiertas de las bicis…

Después de las evidentes risas y de una o dos rondas de gominolas nos dirigimos a la puntilla de la ruta: La subida al Charco de la Olla por la Garganta de Santa María; una subida de 6kms con un desnivel acumulado de 400 metros con rampas que pasaban del 14%.

Garganta de Santa María

Eran las 18:45h cuando llegábamos a Sotillo de la Adrada vacíos de fuerzas, llenos de arañazos, pero con una sonrisa de oreja a oreja.

El grupo de cabeza, el de los fuertes, llegó mucho antes, y es que no veaís cómo están  copón 🙂

Uno de los Maratones más exigentes que hemos realizado. Menos mal que las vistas al espectacular Valle del Tiétar y el gran sentido del humor de todos los asistentes mermaron el sufrimiento… llevado a cabo para terminarlo.

Como siempre ha sido un gran placer haber compartido esta gran jornada. Sois geniales, así da gusto.
Muchísimas gracias a tod@s.
Disponible:

Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *